Lema DOMUND 2016

"Sal de tu tierra" lema del Domund 2016

“Sal... Es la invitación que nos hace el papa Francisco a salir de nosotros mismos, de nuestras fronteras y de la propia comodidad, para, como discípulos misioneros, poner al servicio de los demás los propios talentos y nuestra creatividad, sabiduría y experiencia. Es una salida que implica un envío y un destino.

... de tu tierra” La expresión resulta evocadora del origen del que parte el misionero que es enviado a la misión, y también del destino al que llega. La misión ad gentes es universal y no tiene fronteras. Solo quedan excluidos aquellos ámbitos que rechazan al misionero. Aun así, también en ellos se hace presente con su espíritu y su fuerza.

Cartel Domund 2016

El conjunto. Sobre un fondo blanco, el cartel muestra un primer y único mensaje: “DOMUND”, el día en que tiene lugar la Jornada Mundial de las Misiones. El resto de las informaciones son complementarias, para contextualizar la celebración tanto en el tiempo, como en el espacio virtual.

Las huellas. Son expresión del lema “Sal de tu tierra”. Los tonos empleados para las huellas del caminante y para el fondo son familiares a quienes desde hace muchos años han identificado los cinco continentes con colores distintos. El mandato de Yaveh Dios a Abrahán, para que saliera de su tierra y fuera a la tierra prometida, está permanentemente actualizado por los discípulos misioneros, que han hecho propia la repetida expresión del papa Francisco: “una Iglesia en salida”.

Las cruces. Es un detalle que podría pasar inadvertido, pero que permite distinguir esas pisadas de las de otras personas que salen de su tierra por otros motivos diversos. Las cruces que discretamente aparecen en la marca de esas huellas recuerdan la cruz que cada misionero o misionera recibe el día de su envío por parte de la Iglesia; cruz que es el distintivo de su misión de amor y misericordia, continuadora de la de Cristo.

Toda la información sobre la jornada del domund está disponible en http://www.domund.org

MAPA MISIONEROS ESPAÑOLES

Orar y rezar por el Domund y los misioneros

Hna. Mariluz: ¿Cómo podemos colaborar con tu misión desde aquí?¿y los jóvenes, que pueden hacer?¿y los no tan jóvenes?

La respuesta la tenemos, “poner nuestro grano de arena”.

Aquí, a lo mejor cambiando nuestras claves de vida: VIVIR no para mí mismo, para acumular ...sino para dar, para servir…donde estoy concretamente; mi familia, mi trabajo, el entorno…tomando conciencia que vivimos en un solo mundo y un mundo común para todos… esto es tarea de jóvenes y no tan jóvenes…para TODOS.

Y en concreto… mi misión ahora fundamentalmente es en la lucha contra la enfermedad de Ulcera de Buruli (una enfermedad tropical y desatendida); la atención a enfermos de VIH/SIDA, y también colaborar en la pastoral de mi parroquia y diócesis …que poder hacer?? Alguna pista:

Lo primero es ORAR unos por otros …si es siempre lo primero… no el “hacer”; conocer un poco más esta realidad; poder hacer una experiencia misionera… el “ver”, conocer un poco esta realidad u otra semejante; el comprometerse en algún grupo de solidaridad concreto (ONG, inmigrantes, deficientes, enfermos, mayores…) 

Hna. Carmelita Misionera Mariluz Saldaña.

Comunicado de Anastasio Gil García, director de Obras Misionales Pontificias España, con motivo del asesinato de la misionera Isabel Solá en Haití


(Madrid, 03/09/2016)
 
Obras Misionales Pontificias (OMP) España, en nombre de los 13.000 misioneros españoles repartidos por el mundo, se une al dolor y a la oración de la familia de Isabel Solá y de la congregación Jesús y María, por el terrible asesinato de esta misionera que estaba dando su vida con los más pobres, y que finalmente ha culminado con el derramamiento de su sangre. 

Con ella, cerca de 20 misioneros españoles están en Haití haciendo presente el rostro cercano y misericordioso de Dios. Sirva como muestra de esta fidelidad el testimonio que recibimos de Isabel Solá después de sobrevivir al terremoto que asoló el país.
 

Pedimos a Dios nuestro padre el don de la conversión de los asesinos y del perdón para todos nosotros.

Anastasio Gil, director nacional de OMP España

 
A continuación, compartimos el testimonio que Isabel Solá nos envió en 2011, después de sobrevivir al terremoto que asoló a Haití:

 

22 de Julio de 2011

Cuando volé hacia Haití hace tres años, recuerdo el desgarro que sentí por lo que deje en África,  el vértigo del salto que me tocaba dar hacia lo desconocido  y a la vez  recuerdo también  la libertad que me daba la decisión de dejarlo todo una vez más  por ayudar a construir ese Reino que siempre creí que Dios tiene pensado para nosotros.

Lo que no me podía ni imaginar cuando volaba hacia Haití era todo lo que me esperaba  en este pequeño y sufrido país. Y esas son las sorpresas y lecciones que Dios nos tiene preparadas.

Para empezar no me podía imaginar lo que era realmente la miseria de Puerto Príncipe,  pero tampoco lo impotente que me iba a sentir en medio de ella. De tal modo, que al final, para poder vivir allí, tuve que comprender y aceptar que no estaba allí para salvar a nadie o para cambiar nada. Y ni por asomo me podía imaginar  que un terremoto me iba hacer bajar la cabeza literal y espiritualmente hasta hacerme comprender profundamente que el único que salva es Jesús. No me podía imaginar que me iba a tocar sobrevivir una de las mayores catástrofes de la historia  y que esto cambiaría radicalmente mi concepción de la vida, del sufrimiento, de la muerte y de la fe.

Después de vivir algo así,  he experimentando cada día como un regalo de Dios y que no merecemos nada, todo es don, tanto lo que consideramos bueno como lo malo: que el sufrimiento no es algo malo que nos ocurre sino una lección que no hay que saltarse porque nos hace más humanos y menos ambiciosos.  Tras el terremoto, la tentación del desaliento y  de la queja a Dios era  enorme. Estuve muy triste, desanimada, chocada y rebelde. Me reprochaba a mi misma haber salido con vida y como muchos, me preguntaba por qué Dios permitía algo así en un pueblo tan castigado a lo largo de  la historia. Pero el pueblo haitiano nunca tuvo esa reacción: Rezar, aceptar, cantar y pedir fortaleza. Esa ha sido su reacción. En lugar de quejarse y rebelarse, han pedido coraje y fuerza para llevar el sufrimiento. Tanto sufrimiento ha hecho de ellos un pueblo tremendamente humano, humilde y valiente. Entre los escombros volvían a plantar sus sombrillas para seguir vendiendo y ganarse la vida. La vida continúa y Dios está con nosotros. Esa era su única certeza. Mientras yo me lamentaba, ellos seguían caminando.  Los escuche cantar con lagrimas "Gracias, Señor!" y eso desmonto todos mis esquemas, aun sin acabarlo de entender. No sé por que, pero aunque mi cabeza no lo entiende, mi corazón, si. 

Mi vida religiosa la siento, ahora más que nunca, como un regalo que no merezco, así como la vida que Dios me ha querido guardar, entiendo que mi misión en esta vida no es hacer y hacer, sino de ser y ser.porque por muchos proyectos, trabajos, planes  que esté llevando adelante, al final lo más importante es lo que somos y no lo que hacemos. No creo que Dios me haya mantenido con vida solo para hacer algo. porque yo no puedo salvar nada ni a nadie pero puedo ser una hermana para mis hermanos. Y es lo único que ahora me importa.

Tengo la curiosa experiencia de que me falta todo y me sobra todo.  Si entendéis eso, quizás es porque también, alguna vez, os paso un terremoto por encima que os aplastó, os derrumbó, os machacó, os hirió, os amputó . pero no acabó con lo más importante, que es  las ganas de vivir, de creer y quizás de servir.  No deseo el sufrimiento a nadie, por supuesto, pero como este es inevitable, lo que  quisiera es que aprendiéramos las lecciones que este nos da de humanidad, humildad y simplicidad que es lo que verdaderamente  necesitamos para ser felices.

Pensareis que como puedo seguir viviendo en Haití, entre tanta pobreza y miseria,  entre terremotos, huracanes, inundaciones y cólera...  Lo único que podría decir es que Haití es ahora el único lugar donde puedo estar  y curar mi corazón. Haití es mi casa, mi familia,  mi trabajo, mi sufrimiento y mi alegría, y mi lugar de encuentro con Dios.

Y si no. venid y lo veréis.

Aprovecho también para agradecer de corazón lo que desde España habéis hecho y recogido para ayudar a Haití, soy testigo de vuestra inmensa solidaridad y apoyo en los momentos más duros que hemos vivido. De corazón, y en nombre de todos los haitianos, gracias.

 
Isa Sola  RJM

Religiosa de Jesús - María

Puerto Príncipe

HAITI

Reelección de D. Anastasio Gil como Director Nacional de OMP.


Anastasio Gil expresa su deseo tras conocerse su reelección como Director Nacional de OMP:

"Dinamizar la cooperación misionera ante los nuevos desafíos de la humanidad"

Tras hacerse público este mediodía su reelección como Director Nacional de Obras Misionales Pontificias (OMP), Anastasio Gil ha expresado su gratitud a Dios y a la Iglesia, y ha manifestado su compromiso al frente de OMP para el próximo quinquenio. "Me apoyo en la oración de todos para ser instrumento fiel al servicio de la actividad misionera de la Iglesia" 

26/01/2016

Anastasio Gil manifestó su intención como Director Nacional de OMP para el nuevo quinquenio, en el que "tratará de dinamizar la cooperación misionera ante los nuevos retos y desafíos que la humanidad está demandando".

"Las OMP tienen la misión irrenunciable de fortalecer la convicción de que cada bautizado está llamado al primer anuncio del Evangelio, a ser misionero. Esta dimensión esencial de vida cristiana no tiene fronteras ni límites geográficos ni está reservado a unos pocos. El mandato de Jesús es para todos y hasta los confines de la tierra", subrayó.

Su agradecimiento por la confianza que la Iglesia le reitera con este nombramiento se ha dirigido en primer lugar "a Dios, porque me está permitiendo entregar mi ministerio sacerdotal al servicio de la actividad misionera de la iglesia, en colaboración con cada uno de los misioneros y misioneras de España. Gratitud que hago extensiva al cardenal Filoni por la confianza en mi persona al renovar el nombramiento como Director nacional de las Obras Misionales Pontificias para el próximo quinquenio (2016-2020), y a la Asamblea Plenaria de la Conferencia Episcopal, que tuvo la deferencia de integrarme en la terna que presentó a la Congregación para la reelección".

El flamante director reelecto ha afirmado que "desde al año 2001 la sede de las Obras Misionales Pontificias es mi casa", y ha subrayado que "desde allí, en con la colaboración de los trabajadores que integran la Dirección Nacional, tratamos de alentar el compromiso misionero de las diócesis, a canalizar la generosa cooperación con la actividad misionera de la Iglesia en todo el mundo. A todos ellos les debo mi gratitud y reconocimiento".

Semana de Cine Espiritual en Palencia

Recien comenzada la Cuaresma, tiempo de oración y penitencia, pero sobre todo de conversión, es ocasión de descubrir el bien y el amor de Dios en diferentes ámbitos. Las películas elegidas para la Semana de Cine Espiritual de Palencia, donde podemos encontrar contenidos para todas las edades, desde dibujos animados a dramas. Los títulos son los siguientes: La historia de Marie Heurtin, El Apostol, Little boy, Trash, Meñique y el espejo mágico, La Buena Mentira, Selma y la Canción del Mar.




Las sesiones de la mañana están reservadas para los grupos escolares, y los adultos podemos acudir por la tarde, a las 07:30 y 20:00, este es el calendario:

Entre Domund e Infancia Misionera, Santos y Difuntos, Apertura de Año Jubilar Dominico, Adviento y Sembradores de Estrellas..la misión continúa.

En la sociedad actual, sobrante de información, de publicidad y de incentivos, la acción misionera es una de las piezas claves del puzzle bueno, ese que entre todos los cristianos y gente de bien intentamos construir, ese mundo mejor con el que l@s misioner@s están comprometid@s, y con el que desde este primer mundo podemos colaborar siempre, cada día. Prueba de ello es la constante colaboración con OMP y las delegaciones de misiones. Aquí en Palencia está la delegación normalmente abierta de 10:00 a 14:00 y de 17:00 a 19:00. Ahora que todavía resuenan los ecos del Domund ya estamos preparando el Adviento Misionero y Sembradores de Estrellas.

Las misiones necesitan ayuda no solo un domingo al año, sino cada día y por eso es necesario que recemos y colaboremos periódicamente como podamos y queramos como muestra de amor desinteresado.

Revistas para jóvenes: Gesto y Supergesto
Revistas para no tan jóvenes: Misioneros del Tercer Milenio
Revistas para evangelizadores: Iluminare



Misioneros nº 159 "Testigo del amor y la misericordia"