INFANCIA

Lema Infancia Misionera 2016

"Gracias" lema de la Jornada de Infancia Misionera 2016

Gracias “Un niño de Infancia Misionera siempre dice: Gracias”: así reza uno de los postulados del Decálogo del Niño Misionero. En él se ha inspirado el Secretariado de esta Obra Pontificia para proponer el lema de este año.
 
Gracias  La Obra de la Infancia Misionera invita a los más pequeños a contemplar el mundo desde la curiosidad y la admiración. Les ayuda a salir de sí mismos y a descubrir que, más allá de las propias fronteras, hay otros niños, otra realidad, otro mundo. Los educadores tienen la hermosa tarea de ayudarles a valorar esta novedad como un don y un regalo. Su respuesta no se hace esperar: “Gracias”. 
 
Gracias  La gratitud brota, de manera natural y sencilla, al reconocer los dones recibidos. Ir descubriendo la alegría de ser “pequeños misioneros” de Jesús, que pueden compartir con otros niños y niñas a través de la oración y de la ayuda económica, es también un enorme motivo de agradecimiento.


Jornada de Infancia Misionera 2016
Cartel Infancia Misionera 2016

Un grupo de niños que están alegres y contentos. Algo ha sucedido en sus vidas. Tal vez sea, precisamente, la misma vida y el gozo de estar juntos. Como expresión de universalidad, sus rasgos faciales manifiestan la diversidad de sus razas. Es una muestra de cómo los más pequeños se unen para un fin bueno.


La pancarta les delata. Quieren dar gracias por la creación, por la amistad, por la vida. En una de las gorras aparecen las siglas “IM” como distintivo, y se ven dos banderas en el horizonte. Son los niños de Infancia Misionera, que muestran su gratitud por lo que son y por lo que están viviendo.

INFANCIA MISIONERA 2016


Infancia Misionera 2015 Lema "Yo soy uno de ellos"

INFANCIA MISIONERA 2015

22 de Diciembre de 2015-. Ya hemos empezado la campaña de la Infancia Misionera 2015. Además del Adviento Misionero, para culminar la preparación a la Navidad hemos celebrado la jornada de Sembradores de Estrellas. Felicitamos a la sociedad y damos gracias, en nombre de l@s misioner@s, por la ayuda que aportan en favor de las misiones a lo largo de todo el año. Es por lo tanto un día festivo y juvenil, esperanzador y alegre, anticipo de la próxima Navidad.


http://www.infanciamisionera.es/p/sembradores-estrellas.html

Para más información sobre la jornada Sembradores de Estrellas: http://www.infanciamisionera.es/p/sembradores-estrellas.HTML

Para más información sobre la Infancia Misionera en general:

Yo soy uno de ellos" lema de la Jornada de Infancia Misionera 2015


La principal finalidad de la Obra Pontificia de Infancia Misionera es colaborar con los educadores para ayudar a que los niños vayan descubriendo la universalidad de la fe y, en consecuencia, su dimensión misionera. Iniciar a los chavales en este proyecto implica desarrollar armónicamente el conocimiento del mensaje de Jesús, la participación en la oración y en la celebración de los sacramentos, el deseo de vivir según el Evangelio y el compromiso de hacer partícipes a otros del amor de Dios Padre.

La principal enseñanza de Jesús es desvelarnos que todos somos hijos de Dios y que no hay lugar para la acepción de personas. A Él le debemos el don de la vida, y todos estamos llamados a la felicidad eterna.
Con el lema “Yo soy uno de ellos”, se pretende inculcar a los niños que no hay distinción entre unos y otros, y que, por tanto, no puede haber discriminación entre ellos en el mundo. Quienes por la fe y el bautismo se han incorporado a la Iglesia tienen el deber de decírselo a quien aún no lo sabe. El que así lo hace se convierte en un “pequeño misionero”.


Infancia Misionera 2015 Lema "Yo soy uno de ellos"Cartel Infancia Misionera 2015

Un grupo de niños están construyendo un corazón. Sus rostros desvelan, por una parte, que proceden de distintos continentes; por otra, expresan alegría en la tarea. Cada uno hace una cosa distinta y todos se ayudan. Creando este corazón están felices.

El corazón es la expresión del amor que ha de reinar en la humanidad. También los niños, los de aquí y los de allá, han de ser protagonistas de este trabajo conjunto. Todos estamos llamados a arrimar el hombro para construir una humanidad donde haya un solo corazón. 


Infancia Misionera: “Yo soy uno de ellos”, uno de los que ayudan a las niñas marginadas de la India

OMPRESS-INDIA (13-01-15) Infancia Misionera, una de las cuatro obras pontificias englobadas en Obras Misionales Pontificias, celebra su jornada el próximo 25 de enero con el lema: “Yo soy uno de ellos”. Sí, uno de los “niños que ayudan a otros niños”, que es la verdadera esencia de esta Obra con más de 170 años de vida.

Por eso, año tras año, los proyectos que financia la Infancia Misionera han buscado ayudar a los niños y niñas que más sufren, a los más olvidados, a los más marginados. Es el caso de las niñas de las zonas rurales de la India, discriminadas en todos los sentidos desde que nacen, empezando porque se les priva de cualquier oportunidad de educación y formación. Por eso, de los cientos de ayudas enviadas a la India cada año, la mitad van dirigidas a ellas, a estas niñas olvidadas. Van destinadas a apoyar la increíble labor de la Iglesia india y de religiosas que en innumerables aldeas y poblaciones ponen su inmenso granito de arena para que a estas pequeñas se las valore.

Sólo en Dibrugarh, en la zona más al este de la India se han financiado nueve proyectos que tienen como objetivo la escolarización de las niñas, su educación, su alimentación, su dignidad. Proyectos que han ido destinados al colegio San Pablo de Jengraimukh, al internado de la Iglesia de San Pedro de Ornalpur, o a las casas de acogida de las religiosas de María Inmaculada en Uriaghat, Tinsukia y Jagun. A las casi mil niñas acogidas en estos verdaderos hogares – algunas por ser huérfanas, otras en régimen de internado durante el curso – se les enseñan valores, sobre todo el de la igualdad ante Dios y ante los hombres, y tienen acceso a una educación. La lucha contra el analfabetismo es el primer paso, porque en la mayor parte de las aldeas sólo una de cada cinco mujeres sabe leer y, en algunas, sólo una de cada veinte. Se trata de que su destino no sea irremediablemente recoger hojas de té en las interminables colinas cubiertas de verdes arbustos. Es el famoso té de Assam, recogido a mano, hoja a hoja…
En Disobai, a 200 kilómetros al sur de Dibrugarh, se ha comenzado a construir un hogar que acogerá a 100 niñas de las tribus que habitan las selvas cercanas. Este año se invertirán 20.000 euros, pero al tratarse de la única posibilidad que tienen estas niñas de la zona de poder formarse, se espera que la casa se amplíe año a año. Un hogar parecido se ha empezado a construir en Niuland. Aunque muchos de los habitantes de esta población eran católicos, la misión no se abrió hasta el año 2009. La Iglesia católica en la zona ha creado un programa para aliviar la pobreza extrema que sufre la gente. Este hogar para niñas forma parte esencial del programa porque es la población femenina la que más sufre los efectos de la pobreza. Se trata de dar voz a tantas niñas que hoy no la tienen, sus palabras, sus opiniones y su libertad serán la mayor riqueza que se puede aportar a esta zona.

Un cuento “a ritmo de rap” gana el concurso de cuentos de Infancia Misionera

OMPRESS-MADRID (14-01-15)
En la rueda de prensa de presentación de la campaña de Infancia Misionera, que ha tenido lugar esta mañana en la sede de la Dirección Nacional de las Obras Misionales Pontificias en Madrid, se ha hecho público el nombre de los ganadores del concurso de cuentos “Yo soy uno de ellos”. El ganador ha sido Carmelo Gálvez Alvariño, un chico de 12 años de Orense, con un cuento que, según él mismo, “debe leerse a ritmo de rap”, y que se titula “Misioneros”. Se han distinguido con una mención especial los cuentos de Andrea Prieto García, de Vitoria-Gasteiz, y el de Adrián Fernández Ucero, de Toro, Zamora. A petición del jurado se otorgó una mención especial para menores de 8 años al cuento escrito por la pequeña Carmen Sánchez de Valencia.
“Yo soy uno de ellos”, el lema de la campaña de Infancia Misionera de este año, ha sido la inspiración para que los niños participantes inundaran de cuentos las delegaciones diocesanas de misiones, desde Vigo hasta Cartagena, desde Barcelona hasta Cádiz, pasando por Huesca, Valladolid, Sevilla… sin olvidar Canarias. Desde las delegaciones se han hecho llegar al jurado los dos mejores cuentos de sus niños.
El concurso, puesto en marcha con el número de septiembre de la revista Gesto, la publicación de los niños de Infancia Misionera, llegaba a su culmen con el fallo del jurado, que lo tuvo difícil. Ayer, por la tarde, en una cordial e intensa puesta en común de sus miembros, se procedía por fin a la votación del ganador de este certamen.
El jurado, presidido por el premio Planeta, José Luis Olaizola, estaba formado además por María José Gómez-Navarro, conocida editora de publicaciones infantiles y juveniles, Herminio Otero, de la editorial PPC, Isabel Ruiz, directora de la Comisión Católica Española de la Infancia, Xavier Ilundain, jesuita y colaborador de Gesto, Rafael Santos, escritor y director de la revista Illuminare, y Rosa María Hidalgo, profesora de lengua y animadora de Infancia Misionera en el Col.legi El Carme de Tarragona.
El próximo 24 de enero, en un acto que tendrá lugar en una institución dedicada a los niños pero con una fuerte proyección misionera como es el Hospital Infantil San Rafael, de los Hermanos de San Juan de Dios, se hará entrega de los premios de este concurso. Un cuenta cuentos y un coro de niños amenizarán el acto.


Marlon González, joven de la Casa Hogar Nuestro Pequeños Hermanos en Nicaragua

 "Soy fruto del trabajo de los misioneros"


Desde su inicio en 1954, la Fundación Casa Hogar ha acogido a 17.000 niños huérfanos y necesitados en nueve casas de 9 países   I   Alberto Cisneros, sacerdote diocesano de Osma-Soria, misionero en la Casa de Nicaragua, explica cómo es la acción misionera de la Iglesia con niños   I   Infancia Misionera financió el año pasado 2.868 proyectos infantiles en todo el mundo   I   Los niños pueden aprender a ser solidarios a través de la nueva App Infancia Misionera  


Infancia Misionera trabaja desde 1843 para la promoción y formación de los niños del mundo. Esta mañana, en la rueda de prensa de presentación de la Jornada, que se celebrará el próximo 25 de enero, un misionero español en Nicaragua y un joven que ha recibido su ayuda desde niño han testimoniado cómo la Iglesia acompaña a la infancia desprotegida y han hecho presente el lema de este año "Yo soy uno de ellos". Para animar a los niños españoles a participar de esta Jornada, Infancia Misionera España ha convocado un Concurso de Cuentos -cuyo resultado se ha hecho público hoy-; y ha creado la App Infancia Misionera, que habla a los pequeños en lenguaje digital.


Marlon González y Alberto Cisneros, en la presentación de la Jornada de Infancia Misionera


14/01/2014

"Yo soy uno de ellos porque he crecido gracias a la ayuda de muchas personas generosas", ha afirmado Marlon González en la presentación de la Jornada de Infancia Misionera. Este joven de 23 años, tras fallecer su madre y quedarse sin casa, fue acogido siendo un niño en la Casa Hogar Nuestros Pequeños Hermanos de Nicaragua. Allí encontró a "su familia" y un futuro: le acogieron a él y a sus tres hermanos y les ofrecieron un hogar y una formación. "Nuestros Pequeños Hermanos", fundada por el Padre Wasson en 1954 ha acogido desde entonces a más de 17.000 niños en las nueve casas que tienen en Caribe y Centroamérica. "Desde que llegué, mi vida cambió", afirmó el joven. "En estos años me he preparado para la vida. Soy fruto del trabajo de los misioneros".  Marlon ha explicado cómo en la actualidad estudia ingeniería informática y, movido por el agradecimiento, dedica gran parte de su tiempo a ayudar en la Casa. "A mí me han ayudado, así que yo siento la necesidad de ayudar también".

En esta Casa trabaja -o como él dice, "sirve"- Alberto Cisneros, misionero en Nicaragua. Desde que descubrió la fe y su vocación sacerdotal en una experiencia de #VeranoMision con los combonianos, siempre sintió el deseo de partir a la misión. Después de varios años de espera, el obispo de Osma-Soria, monseñor Gerardo Melgar le permitió empezar esta nueva etapa como responsable de pastoral de la Casa Hogar Nuestros Pequeños Hermanos. "Yo soy célibe, pero me convierto en padre de 300 niños", ha explicado el misionero. "Dios nos los 'presta' para sacarlos adelante". Según ha explicado, se encarga de acercar a los niños al amor de Dios, pero siempre se le puede ver en la cocina, o trabajando en el campo. "Un padre de familia tiene que hacer de todo". Cisneros ha contado cómo acogen a niños que han sufrido el abandono, el acoso, incluso la explotación y les ofrecen una casa donde sentirse miembros de una sola familia. Esta iniciativa, que sobrevive exclusivamente de la Providencia, tiene cuatro pilares: estudio, trabajo, respeto y amor a Dios. "Cuando me acuesto doy gracias a Dios por poder ayudar a estos niños, que han sufrido mucho".

La lucha por la promoción integral y formación de la Infancia del mundo ha sido el objetivo de la Obra Pontifica de Infancia Misionera desde los inicios. Anastasio Gil, director nacional de Obras Misionales Pontificias (OMP) ha explicado cómo esta iniciativa reunió en todo el mundo 15.665.532,98 euros, que se destinaron íntegramente a 2.868 proyectos de educación, salud y evangelización de los más pequeños. Los niños españoles, según ha expresado, han sido muy generosos con las necesidades de otros niños. En 2014 enviaron más de dos millones de euros. Para fomentar este espíritu de generosidad, Infancia Misionera trabaja a lo largo de todo el año a través de la revista infantil Gesto y de actividades como Sembradores de Estrellas, o los Festivales de la Canción Misionera. Este año, como novedad, OMP ha lanzado la App Infancia Misionera, en la que los niños podrán iniciarse a través del juego en la misión de la Iglesia. También ha organizado un Concurso de Cuentos.




2014,






Infancia Misionera
El  domingo 26 de Enero celebramos la jornada de Infancia Misionera 2014, con el lema "Los niños ayudan a los niños!.
13TV emitió un programa especial el sábado 25 a las 12:45 y La2 en el programa Pueblo de Dios el domingo 26 a las 10:30 retransmitió la Misa desde la parroquia Nuestra Señora de la Salud en Leganés, presidida por monseñor Joaquín María López de Andújar, obispo de Getafe, acompañado por Anastasio Gil, director nacional de OMP, y por Juan José Alonso, Delegado de Misiones de Getafe.

Toda la información sobre la campaña está disponible en http://www.infanciamisionera.es


El 26 de enero de 2014 Jornada de Infancia Misionera

El próximo 26 de enero las diócesis españolas celebrarán la jornada de Infancia Misionera, con el lema “Los niños ayudan a los niños”, que es a la vez el resumen del carisma de esta Obra Pontificia.

El punto principal de esta Obra es el papel particular que los “pequeños” tienen ante el anuncio del Reino. Los niños, de hecho, están especialmente habilitados a acogerlo y a vivir su riqueza de belleza, de alegría y de amor. En el léxico cristiano, además, la “pequeñez” se impone como categoría espiritual fascinante que refleja la santidad de Dios.

Han pasado 171 años desde aquel 19 de mayo de 1843 en que se fundara como respuesta a las cartas de los Misioneros, especialmente las de las Religiosas, que llegaban a la Iglesia de Francia, que vivía entonces un verdadero despertar misionero. Las cartas, hablaban de niños eliminados al nacer porque no se les quería a causa del sexo, las niñas, o por defectos físicos o psíquicos, los minusválidos, o simplemente por la imposibilidad de subsistencia en medio de la gran pobreza general.

Quien respondió a estas inquietudes generadas por la información que enviaban los misioneros fue Charles August Marie de Forbin-Janson. Nacido en 1785, entró muy joven en el seminario con el deseo de tener una vida misionera, llegando a ser obispo de Nancy. Su amor por las misiones tuvo su cauce en la devoción al Niño Jesús, devoción que procuraba difundir, y a la que dio un planteamiento totalmente misionero.

La intuición de Mons. Forbin-Janson fue la de crear un movimiento de niños cristianos – llamado entonces Santa Infancia por su devoción a la infancia de Jesús – para ayudar a otros niños a encontrar al Señor, educarles cristianamente y mostrar una caridad apostólica y solidaria, es decir, un espíritu genuinamente misionero, y no sólo una acción social. La Obra encontró el favor general de las personas y de las instituciones más empeñadas en la educación de los niños. Conoció así un desarrollo muy rápido en Europa y en América del Norte, y en su consolidación pudo gozar de la ayuda de la Iglesia y del favor del papa León XIII, que la promovió con la encíclica Sancta Dei Civitas del 3 de diciembre de 1880. El día 3 de mayo de 1922, Pío XI le concedió el título de «Pontificia», la hoy Obra Pontificia de la Infancia Misionera.
Ya estamos en Adviento, preparando la Navidad, ¡Qué viene el niño!, ¡Preparad los caminos!. "Los niños ayudan a los niños"; desde el primer mundo tenemos que colaborar con el segundo, tercero y cuarto, que son atendidos por Misiones. Con alegría, generosidad y paz colaboremos con la Infancia Misionera porque en teoría todos los niños, de aquí y allí, tienen los mismos derechos pero en la práctica todavía no es así.

“LOS NIÑOS...

Hablamos de niños y niñas que ya han celebrado su primer encuentro con Jesús en la Eucaristía y están dando los primeros pasos en la iniciación cristiana. En el ámbito escolar pueden situarse en los dos últimos ciclos de primaria y el primero de secundaria, sin que haya acepción de personas ni antes ni después de estas etapas. Niños y niñas que, de alguna manera, entienden el compromiso de la solidaridad sin fronteras.

 
.... AYUDAN...
El lema es audaz y provocativo. Supone que estos niños son capaces de comprender que lo que tienen lo han recibido gratuitamente y que están llamados a compartirlo con los demás. Es una oportunidad para iniciarles en la experiencia de salir de uno mismo para ir al encuentro de los otros.

.... A LOS NIÑOS
Este es el carisma de Infancia Misionera: promover entre los más pequeños una corriente de solidaridad con los más necesitados. Sin duda, los niños y niñas de los países más empobrecidos son los más vulnerables. Se trata de salir a su encuentro y ayudarles con nuestra cercanía y amistad.


CARTEL . La silueta de un niño y una niña unidos de la mano es la bella expresión de solidaridad

y acompañamiento que un niño ha tenido la intuición de plasmar en este dibujo. Los colores vivos y atractivos, sobre un combinado de rasgos infantiles, dan relieve al lema que aparece en la cabecera

y a la evocación de la Jornada misionera. 

Nadie mejor que los niños puede expresar lo que es y significa el carisma fundacional de esta Obra

Pontificia. Este fue el dibujo que resultó ganador en España del concurso celebrado en 2013 con ocasión del 170 aniversario de Infancia Misionera.



http://infanciamisionera-es.blogspot.com.es/







OBJETIVOS



Ayudar a los educadores –padres, catequistas y profesores– a desarrollar en la formación
cristiana de los niños la dimensión misionera universal.

Suscitar en los niños –¡y en los mayores!– el deseo de compartir con otros niños,
mediante la oración y la ayuda económica, la alegría de ser “misioneros” de Jesús.

Colaborar con otros niños de Infancia Misionera para, entre todos, ayudar a aquellos
que más lo necesiten en cualquier parte del mundo.


Descargar Lema y cartel:





Ediciones anteriores de la Infancia Misionera, 2013...


¡Gracias! por vuestros dibujos


A todos los niños participantes en el Concurso de dibujo de Infancia Misionera… GRACIAS.

Gracias porque nos habéis enseñado a los adultos cómo ser misioneros.

Gracias porque habéis demostrado que en vuestras manos está el futuro de Infancia Misionera.

Gracias porque, con vuestras oraciones y donativos para los niños más necesitados del mundo, nos habéis hecho sentir que otro mundo es posible.

Gracias porque, de la mano de Jesús, formáis una gran red de solidaridad que cambia el mundo.

Este vídeo es una pequeña muestra de los miles de dibujos participantes en el Concurso de Infancia Misionera. Nos hubiera encantado poder enseñaros todos, pero 10.000 dibujos no entran en 2 minutos de vídeo. Sin embargo en cada dibujo nos habéis enseñando que verdaderamente sois Infancia Misionera y que tenemos mucho que aprender de vosotros.









Con los niños de Europa... acogemos a todos como Jesús

"Con los niños de Europa... Es la última estación del recorrido que están haciendo los niños de Infancia Misionera por los cinco continentes: Asia (2009), África (2010), Oceanía (2011) y América (2012). Finalmente llegan a Europa. El itinerario ha tenido estas etapas: “buscar a”, “encontrar a”, “seguir a” y “hablar de” Jesús. Han sido experiencias formativas y misioneras. Ahora toca unirse a todos los niños de Europa para “acoger” a los de otros continentes como lo hizo Jesús.

.... acogemos a todos como Jesús” Quienes han tenido la gracia de encontrar y seguir a Jesús, han vivido una experiencia irrepetible. Han descubierto en Él un corazón grande, en el que no es posible la acepción de personas. Los niños no tienen fronteras en su corazón y están especialmente abiertos a iniciar relaciones de amistad con otros niños, independientemente del color de piel o de su raza. Urge ayudarles, a la vez, a superar cualquier barrera que pudiera entorpecer la acogida de aquellos que tengan cualquier limitación.

Obra de la Infancia Misionera – Jornada Infancia Misionera
La Obra de la Infancia Misionera constituye “una verdadera red de solidaridad humana y espiritual entre los niños de los antiguos y nuevos continentes” (Juan Pablo II). En ella “los niños ayudan a los niños” en un dar y recibir recíprocos.
Se trata de un importante recurso formativo, orientado a que los niños aprendan a participar de una manera activa y concreta en el anuncio de la Buena Noticia. Con su oración, sus ofrecimientos personales, su colaboración económica y su apertura a la posible vocación misionera, los niños ponen su granito de arena para transformar el mundo con el mensaje alegre y esperanzador del Evangelio y experimentan lo que es ser “pequeños misioneros”.
En España esta Obra celebra su Jornada el cuarto domingo de enero, como impulso a las actividades que se desarrollan en las diócesis a lo largo de todo el año.